ORIENTACIÓN: TOMO II

 

ÍNDICE DE ESTE TOMO

CONTENIDOS

CAPÍTULO

(Haz click en cada uno para ir directamente)

  • El amanecer y el atardecer

  • Encontrar el norte y el sur aproximados

  • Saber las horas de luz transcurridas y restantes

  • Método de la sombra

    • Encontrar el este y el oeste​

    • Encontrar el norte exacto

  • Buscar el sur con un reloj analógico

  • Observar el musgo

  • Mirar los anillos de los troncos y las copas de los árboles

  • Vegetación y nieve en las montañas

  • Seguir los valles y los ríos

  • Señales de la fauna

  • Señales del ser humano

  • Sonidos ambientales

  • ¿Qué es la bóveda celeste?

  • La Estrella Polar: La luz del norte

  • La Cruz del Sur: Crux

  • La Constelación de Orión

  • ¿Qué es un planisferio celeste?

  • ¿Sabías qué...? : Las estrellas guías de los polos cambian

  • Fases de la luna

  • Fases creciente y decreciente

  • Fase nueva

  • Fase llena

 

ORIENTARNOS CON EL SOL

Si no tenemos ni brújula ni mapa y el día está despejado, podemos utilizar la posición del sol como referente para encontrar el norte y a partir de ahí el resto de los puntos cardinales.

EL AMANECER Y EL ATARDECER

amanecer_atardecer.png

Si observamos dónde está el sol cuando sale al amanecer o por dónde se oculta al atardecer, sabremos con exactitud la dirección del este y la del oeste respectivamente, pudiendo así colocar el norte y el sur. Esto es igual en los dos hemisferios.

ENCONTRAR EL NORTE Y EL SUR APROXIMADOS

Los rayos del sol, salvo en el ecuador, no llegan en perpendicular a la Tierra. Por esto, en el hemisferio norte, las sombras se proyectan hacia el norte, y en el hemisferio sur, se proyectan hacia el sur. Si nos colocamos frente al sol, podremos determinar rápidamente las direcciones norte y sur basándonos en la posición de la sombra. No es un método preciso, pero es una forma rápida de controlar los puntos cardinales.

caraalsol.png

SABER LAS HORAS DE LUZ TRANSCURRIDAS Y RESTANTES

horasLuz1.jpg
horasLuz2.jpg

Para saber cuántas horas han pasado desde el amanecer, coloca tu puño cerrado con la parte inferior de la mano alineada con el horizonte hacia el este. Superpón un puño sobre otro hasta llegar a la posición actual del sol. Cada puño equivale a 1 hora desde el amanecer.

 

Si quieres saber cuántas horas de luz quedan, haz lo mismo pero en sentido oeste.

 

Si el primer puño tapa el sol, podemos saber cuántos minutos de luz hay hasta el ocaso. Para ello, coloca tu mano extendida con la palma hacia ti entre el sol y el horizonte. Cada dedo equivale a 15 minutos aproximadamente hasta que el sol se esconda.

 

Todo esto es aproximado, porque depende sobre todo del tamaño de la mano que tengamos.

MÉTODO DE LA SOMBRA

Este método se usa en las zonas templadas de la Tierra, ya que en la zona cálida las sombras no tienen casi inclinación, y en las zonas frías las sombras son demasiado alargadas.

ENCONTRAR EL ESTE Y EL OESTE

Utilizando un palo clavado en el suelo, observaremos la sombra que produce y marcaremos el final de esta con una marca.

 

15 minutos o así más tarde, la sombra se habrá movido. Colocamos otra marca. En el hemisferio norte la dirección entre las dos nos da una aproximación del este, que quedará en la dirección de la segunda marca, y el oeste, claramente, estará al contrario, hacia la primera. En el hemisferio sur, estos dos puntos cardinales y el movimiento del sol serán al contrario.

sombraA1.png
sombraA2.png

ENCONTRAR EL NORTE EXACTO

sombraB1.png
sombraB2.png
sombraB3.png

Si estamos en el hemisferio N, esto nos servirá para encontrar el N. Si estamos en el hemisferio S, nos marcará la dirección del S, invirtiendo el E y el W. Aquí hablaremos desde la perspectiva del hemisferio N.

Para dar con más precisión con el norte, si tenemos tiempo suficiente haremos lo mismo, pero dejando más tiempo entre una marca y otra. Durante la mañana haremos la primera marca. Teniendo en cuenta esta medida, haremos un arco usando una cuerda y un palo atándolo al palo central. Según pase el día, hacia la tarde, esperaremos que la sombra llegue de nuevo hasta el arco. Uniendo las dos marcas y trazando la línea media (bisectriz), encontraremos la dirección del norte.

Otro método es esperar hasta el mediodía, cuando el sol está en su punto más alto y donde las sombras son más cortas. Podemos ir haciendo marcas cada poco tiempo, y en el momento que veamos que las sombras vuelven a alargarse, buscar la marca que más cerca esté del palo. Trazando una línea desde el palo hasta la marca encontraremos el norte.

 

Si hacemos marcas cada hora en punto, obtendremos un reloj de sol.

relojSol.png

TEN EN CUENTA

El sol solo se alinea exactamente con el este y el oeste dos veces al año, durante los equinoccios (el primer día de primavera y de otoño). El resto del año, su posición varía, por lo que con este método durante el resto del año solo conseguiremos aproximaciones.

BUSCAR EL SUR CON UN RELOJ ANALÓGICO (SOLO EN LAS ZONAS TEMPLADAS)

Usando un reloj tradicional de manecillas podemos averiguar la dirección del sur, y gracias a eso saber hacia dónde está el norte. Esto no funciona tan bien en la zona cálida y las zonas frías de la Tierra.

 

Asegúrate de que el reloj está en la hora solar correcta, que coincide con la de la franja horaria en la que te encuentres. Ten en cuenta también el horario de invierno o el de verano. (Recuerda que aunque España utiliza el UTC+1 se encuentra en el UTC 0).

 

En el hemisferio norte, alinea la manecilla de las horas (la más corta), con el sol. Usando la bisectriz que forma con la línea que atraviesa el número 12, encontrarás la dirección sur. El norte estará al contrario.

 

En el hemisferio sur, será la línea del número 12 la que habrá que alinear con el sol. Usando también la manecilla de las horas, traza su bisectriz. Esta marcará la dirección norte. El sur estará al contrario.

reloj.png
 
 
 

ORIENTARNOS CON EL ENTORNO

Otra manera de orientarnos a través de nuestro entorno es utilizando pistas naturales o artificiales, como las zonas con musgo, zonas nevadas, vegetación, ríos, carteles, hitos,… Estas pistas nos son útiles si nos encontramos con niebla o nubes que no nos permitan ver el sol o las estrellas.

OBSERVAR EL MUSGO

MUSGO-960x500.jpg

Una pista clásica es, en zonas templadas y húmedas, observar el crecimiento del musgo. Este suele crecer en las caras norte de rocas y árboles debido a que son zonas más sombrías por la inclinación del sol.

 

Este método se invierte en el hemisferio sur.

MIRAR LOS ANILLOS DE LOS TRONCOS Y LAS COPAS DE LOS ÁRBOLES

Si nos encontramos con un tocón solitario, podemos observar los anillos del tronco. Estos anillos suelen estar más juntos en la cara norte y más separados en la cara sur.

 

Si miramos las copas de los árboles, al dar más el sol por el sur, habrá más hojas en la parte sur del árbol que en la norte.

 

Este método se invierte en el hemisferio sur.

1200px-Tipuana_tipu_kedumim_2.jpg

VEGETACIÓN Y NIEVE EN LAS MONTAÑAS

IMG_6627.jpg

La ladera norte de una montaña tendrá más vegetación y se verá más frondosa que la cara sur. Esto se debe a la humedad, es parecido a la aparición del musgo.

 

Si encuentras un pico con nieve, la cara sur, al ser más soleada, hará que la nieve se derrita antes, dejando más cantidad de nieve en la cara norte.

 

Este método se invierte en el hemisferio sur.

SEGUIR LOS VALLES Y LOS RÍOS

Los ríos discurren hacia el mar. Si sabemos la zona del territorio en la que nos encontramos y seguimos el cauce de un río, podremos saber hacia dónde nos dirigimos. Por ejemplo, en España, los ríos de la Cordillera Cantábrica discurren hacia en Mar Cantábrico en el norte, mientras que el río Duero discurre hacia el oeste, desembocando en el Océano Atlántico.

 

TEN CUIDADO: Hay partes donde los ríos cambian de dirección, así que este método no es del todo fiable si no sabemos exactamente la zona concreta donde nos encontramos (Por ejemplo: El río Duero nace en los Picos de Urbión y recorre una pequeña distancia hacia el este. Tras cambiar de dirección, a su paso por Zamora, discurre hacia el oeste, pero en la frontera con Portugal cambia de dirección hacia el suroeste).

 

Si seguimos los ríos también podemos llegar a encontrarnos con pueblos o ciudades, en los que poder ubicarnos mejor o pedir ayuda.

SEÑALES DE LA FAUNA

Los animales también pueden ayudarnos a situar los puntos cardinales. ¿Sabías que las entradas de los hormigueros y las madrigueras de los conejos, suelen estar orientadas hacia el sur? Esto es porque es por donde más da el sol.

 

Este método se invierte en el hemisferio sur.

SEÑALES DEL SER HUMANO

Los humanos también dejamos huella para ayudarnos a orientarnos mejor. Si miras una iglesia antigua con planta de Cruz Latina, el altar suele estar orientado hacia el este.

 

Y si te fijas en algunos tejados de casas o edificios antiguos, verás que hay veletas con un soporte que indica los cuatro puntos cardinales.

A lo largo de las rutas y recorridos suele haber señales o hitos que nos ayudan a guiarnos a través de ellos. Puedes conocerlos en el recurso de                                    .

SONIDOS AMBIENTALES

Mantente un momento en silencio y agudiza tu oído… ¿Qué escuchas? Nuestro entorno tiene multitud de sonidos que pueden ser de ayuda para guiarnos. Si nos fijamos a lo mejor escuchamos un rumor de agua, que quizás sea de una cascada o un río, o con ajetreo a lo lejos, puede que haya una carretera concurrida. El piar de los pájaros a través de una ventana cerrada puede indicarnos que ya ha amanecido. ¡Hay muchos y distintos sonidos que nos dan pistas de lo que sucede a nuestro alrededor! Solo tienes que prestar atención.

 

LA BÓVEDA CELESTE

Llamamos bóveda celeste al campo visible de una esfera sin radio definido donde están representados los astros, teniendo como centro la Tierra. Se usa para representar la posición de los cuerpos celestes como planetas, estrellas y constelaciones viéndolos desde la superficie de nuestro planeta, y está delimitada a nuestra visión por el horizonte. Aunque decimos que las estrellas “se mueven”, lo que en realidad se mueve es la Tierra al rotar sobre sí misma. Este movimiento, junto a la traslación alrededor del sol hace que según el día y estación del año veamos diferentes astros en el cielo.

bovedaCeleste.png

Para orientarnos durante la noche usamos las estrellas, las cuales las podemos agrupar en solitarias o en conjuntos llamados constelaciones. A través de estas podemos averiguar los puntos cardinales fijándonos en la Estrella Polar en el hemisferio norte, en la Cruz del Sur en el hemisferio sur y en la constelación de Orión en ambos hemisferios cuando sea visible completamente.

 

¿Por qué se usan estas estrellas? Para la Estrella Polar y la Cruz del Sur, actualmente estos puntos en el cielo nocturno son los más próximos en vertical al eje de rotación de la Tierra, coincidiendo con el norte y sur geográficos, que en la bóveda celeste se les llama norte y sur celestes. Durante la noche, estos puntos no giran ni se mueven de su posición. Orión se encuentra en el ecuador celeste y aparece completa en el invierno de cada hemisferio.

LA ESTRELLA POLAR: LA LUZ DEL NORTE

bovedaNorte.png

Para localizar la Estrella Polar o Polaris debemos encontrar en el cielo la constelación de la Osa Menor. La última estrella de la cola es la que nos marcará el norte.

 

La Osa Menor se encuentra justo entre las constelaciones de la Osa Mayor y Casiopea (en forma de W). También puedes localizar el “carro” o “cazo” de la Osa Mayor y prolongar cinco veces la distancia entre las dos estrellas finales en su misma dirección, como en la imagen.

Uniendo en línea recta la penúltima estrella de la cola de la Osa Mayor y la penúltima hacia abajo de Casiopea, la línea cruzará en medio por Polaris.

La estrella central de Casiopea apunta hacia la Estrella Polar.

A pesar de ser la estrella más famosa por marcar el norte, no es la estrella más brillante ni la más grande. Además, se encuentra en una parcela casi vacía del espacio.

LA CRUZ DEL SUR: CRUX

La Cruz del Sur o Crux es una constelación pequeña en forma de rombo o cometa que se encuentra en el hemisferio sur.

 

Usando la longitud de las estrellas más separadas (eje mayor) y moviéndola 4 veces y media en la misma dirección, colocaremos un punto imaginario que se sitúa justo encima de la dirección al sur geográfico.

 

Otras dos estrellas llamadas Hadar y Rigil Kentaurus, que juntas se llaman Guardas, crean una perpendicular que coincide con ese punto imaginario. Se usan también para asegurarnos que estamos usando Crux, ya que es de las constelaciones más pequeñas que existen y no es muy brillante, y porque existe otra constelación parecida llamada la Falsa Crux, que es un poco más grande que la original.

bovedaSur.png

LA CONSTELACIÓN DE ORIÓN

bovedaOrion.png

La constelación con la que representamos a nuestro grupo scout también tiene un papel importante en el cielo. Como sabes, esta constelación tiene el nombre de “El Cazador”, y es que con la disposición de las estrellas, los antiguos griegos interpretaron su forma como un gigante guerrero, y se le representa alzando su arco, espada o garrote y cubriéndose con un escudo.


Orión está compuesta por nada más y nada menos que 204 estrellas y más objetos de espacio profundo como nebulosas, pero lo que más destacamos son 7 estrellas principales, con 3 de ellas formando lo que se conoce como el Cinturón de Orión, que coincide con el ecuador celeste.

 

Las estrellas más brillantes de esta constelación se llaman Betelgeuse y Rigel. Betelgeuse sería la que forma el hombro derecho de Orión, y Rigel la que forma el pie izquierdo. Si unimos estas dos estrellas con una línea imaginaria y la prolongamos hacia el horizonte, el punto donde corte a este marcará la dirección sur. Esto es válido en cada invierno del hemisferio norte y del sur, que es cuando se puede ver completa en el cielo nocturno .

PLANISFERIO CELESTE

Si queremos conocer qué estrellas hay en qué momento del año, podemos usar un planisferio celeste, que es un instrumento con una rueda giratoria que nos permite alinear una representación de la bóveda celeste con un calendario, mostrándonos qué estrellas son visibles según el mes, día y hora. Existen dos versiones, una para cada hemisferio.

Planisferius.jpg

¿SABÍAS QUÉ...? : LAS ESTRELLAS GUÍAS DE LOS POLOS CAMBIAN

Polaris y Crux no han marcado ni marcarán para siempre el norte y el sur, ya que debido al punto de rotación de la Tierra (parecido al rotar de una peonza), son otras estrellas las que se alinean con los ejes cada ciertos miles de años. Por ejemplo, en el próximo año 3500 el norte geográfico pasará a estar más alineado con la estrella Errai o Alrai, hacia el año 7400 con la estrella Sadr, y hacia el 13600 el norte pasará a estar marcado por la estrella Vega. Como la Tierra rota sobre un mismo punto, pueden pasar más de 15.000 años hasta que estas estrellas vuelvan a ser las guías de los polos.

 
 

ORIENTARNOS POR LAS FASES LUNARES

fasesLuna.png

La luna también es una ayuda con la que podemos saber los puntos cardinales. No es el mejor método ni el más fiable, ya que hay que tener en cuenta la fase actual, y que no se coloca en la misma posición exacta ni sale a la misma hora todos los días.

 

La luna tiene un periodo orbital alrededor de la Tierra de 27,3 días. Cada fase depende de la posición de la luna respecto al sol, ya que la luz que vemos no es propia, sino que la que refleja de este. Estas fases son luna nueva, creciente, llena y menguante, completando un ciclo en cada órbita.

FASES CRECIENTE Y DECRECIENTE

En el hemisferio norte, los “cuernos” de la fase creciente nos señalan el este, y en decreciente señalan el oeste. Esto es igual si miramos la luna desde el hemisferio sur.

 

Dependiendo de en qué hemisferio estemos, veremos si la luna “miente” o no. Si estamos en el hemisferio norte, la luna “miente”, ya que cuando dibuja una C, está decreciendo, y cuando dibuja una D, está creciendo. Esto es al contrario en el hemisferio sur, donde “dice la verdad”: Si vemos una C, la luna crece, y si vemos una D, la luna decrece.

fasesLuna_crecientes.png

FASE NUEVA

fasesLuna_nueva.png

La luna rota con el mismo eje de inclinación de la Tierra, por lo que se alinea con el ecuador. Si queremos averiguar los puntos cardinales con la fase de luna nueva, debemos saber cuándo esta fase está en su primer día, es decir, cuándo la luna es completamente nueva.

 

La luna nueva en su primer día de fase se alinea con el punto máximo en el cielo a las 00:00 horas. Teniendo esto en cuenta podemos saber que colocándonos frente a ella, a la izquierda nos quedará el este y a la derecha el oeste. Los puntos se invierten si la miramos desde el hemisferio sur.

FASE LLENA

Si tenemos luna llena, habrá luz de luna, así que podemos usar los métodos de la sombra que usamos con el sol junto con el método de alinear las agujas de un reloj analógico, ya que en esta fase las horas a las que sale y se esconde la luna coinciden con la salida y puesta del sol pero con 12 horas de diferencia.

 

Estos métodos los puedes leer en el capítulo de

                                              . Recuerda que sólo son fiables con  la luna llena.

fasesLuna_llena.png